Desapareció media tonelada de marihuana y los policías acusan a los ratones

Publicado el 9 Abril de 2018
1.37K

Aparentemente los ratones comerían marihuana, o al menos eso es lo que dicen los oficiales de la Policía Bonaerense (PBA), frente a la desaparición de más de media tonelada de marihuana desde las bodegas de la Delegación Departamental del Pilar, en la provincia de Buenos Aires.

En abril de 2017 en la Delegación se hacía el traspaso de turno entre oficiales como cualquier día y todo parecía normal hasta que quien tomó el turno notó algo extraño.

Para cada traspaso de mando es necesario firmar el “recibo del cargo”, una suerte de inventario de todo lo que deja en manos de su sucesor el oficial que es trasladado hacia otra dependencia. Fue ahí donde el Comisario Emilio Monteronotó que las cantidades de drogas incautadas no cuadraban.

Frente a una evidente fuga de evidencia, avisó a la División de Asuntos Internos de la PBA que ordenó allanar el galpón. Así fue como se confirmaron que en la bodega de evidencia debía haber 6.000 kilos de marihuana, pero sólo encontraron 5.460. 

“Se lo comieron las ratas”. Esa fue la excusa con la que Javier Specia, hoy ex Comisario de la policía, justificando la desaparición de la droga.

Asuntos Internos llegó al el lugar, comprobando que era imposible que ratones se hayan comido el decomiso, ya que según consta en su acta  que “la droga estaba en estado de sequedad absoluta, ya que se encontraba en depósito desde hacía unos dos años”, y que “los expertos consultados llegaron a la conclusión de que eso era muy poco probable ya que de haber ocurrido, los ratones habrían muerto”.

Frente a esto es que el pasado jueves la justicia Argentina decidió imputar a dos policías por el robo de evidencia y se les citó a declarar.

La Justicia imputó a los policías y solicitó a la División de Asuntos Internos que los notifique de la nueva citación al juzgado federal, pero esta vez para tomarles declaración indagatoria el próximo 4 de mayo.

Comenta